Uncategorized

Restricción del Certificado de Sello Digital por diferencias en el timbrado de CFDI.

El Certificado de Sello Digital (CSD) es uno de los elementos más importantes en el entorno digital de la facturación electrónica, ya que este confirma el vínculo entre un firmante y los datos de creación de la firma electrónica avanzada. El CSD es expedido por el Servicio de Administración Tributaria (SAT), tiene una vigencia de cuatro años y está integrado por tres elementos a saber: un archivo .cer, que es el certificado de seguridad; un archivo .key, que es la llave privada y la contraseña de la llave privada, su principal funcionalidad es que mediante el Certificado de Sello Digital se firman digitalmente los comprobantes fiscales digitales por internet (CFDI) que emite el contribuyente.

A partir del 1 de enero de 2020 se adicionó el artículo 17 H Bis al Código Fiscal de la Federación (CFF), en la exposición de motivos presentada para su aprobación se mencionó que era necesario contar con un mecanismo que le permitiera a la autoridad fiscalizadora tener herramientas que le permitieran inhibir conductas de evasión fiscal.

Por lo tanto, el artículo 17 H Bis del CFF establece que previo a la cancelación del Certificado de Sello Digital, la autoridad fiscal podrá restringirlos temporalmente. De manera particular la fracción VII de dicho ordenamiento señala que, cuando el SAT detecte que el ingreso declarado, así como el impuesto retenido por el contribuyente manifestado en las declaraciones mensuales, anuales o definitivas no concuerden con lo señalado en los comprobantes fiscales digitales o en las bases de datos a los que la autoridad tenga acceso u obren en su poder, será motivo de restricción del Certificado de Sello Digital.

En caso de que se restrinja el Certificado de Sello Digital, el contribuyente tendrá un plazo de 40 días hábiles para aclarar las diferencias que la autoridad le dé a conocer vía buzón tributario, cabe resaltar que, una vez ingresado el primer escrito de aclaración o para desvirtuar las diferencias, al siguiente día la autoridad deberá restablecer el certificado de sello digital, en tanto valora las pruebas aportadas.

En el periodo de cuarenta días, el SAT podrá requerir al contribuyente o a terceros más información para validar los datos, información, documentación aportada por el contribuyente. En caso de que la autoridad revisora valore que la solicitud de aclaración efectuada por el contribuyente y determine que este no subsanó las irregularidades, procederá a emitir una resolución para dejar sin efectos el Certificado de Sello Digital.

Por otra parte, en caso de que el contribuyente no haya presentado la solicitud de aclaración, conforme al procedimiento señalado en los párrafos previos, dentro del plazo de cuarenta días, para subsanar o aclarar las irregularidades detectadas, el SAT procederá a cancelar el Certificado.

Por lo anterior, es muy importante verificar que los importes timbrados en los comprobantes fiscales digitales por internet correspondan a lo manifestado en las declaraciones tanto del impuesto sobre la renta (como retenedor y por ingresos propios), como en las declaraciones del impuesto al valor agregado (en su carácter de retenedor) y por las actividades realizadas, y en su caso atender y aclarar las invitaciones que envié el SAT por correo electrónicos, carta invitación u otro medio.